Con el miércoles de Ceniza se inicia la Cuaresma

 Miercoles de Ceniza

Una vez más la Iglesia nos invita a vivir este tiempo de preparación para hacer memorial del amor más grande, del amor que Dios nos mostró en el árbol de la cruz, árbol de la Vida, que le fue negado a Adán y Eva en el Paraíso pero que ahora lo alcanzamos para siempre, porque nos regala su fruto Jesús.

Este tiempo nos aconseja algunos caminos para llegar bien preparados al tiempo de Pascua: el ayuno, la oración, la penitencia, las obras de misericordia...

Pero sin duda la mejor práctica en este tiempo deberá ser trabajar el amor: el amor a Dios, a nuestros hermanos y a nosotros mismos.

Y estas prácticas, nos dice el Evangelio, deberán ser en silencio, en lo íntimo... De esta manera, vamos purificando nuestro corazón, cofre de nuestros sentimientos.

Miremos durante este tiempo a Jesús que no escatimó precio para nuestro rescate del pecado y de la muerte, precio que es pagado con un gran amor, porque "nadie tiene amor más grande que dar la vida por los amigos. Y descubriendo este amor, sintámonos amados por Él: "Dios nos amó primero", experimentemos un desgarro en nuestro corazón, provocado por su misericordia, para que limpie nuestro pecado, para que cure todo aquello que matan los valores, las actitudes, los sentimientos más preciosos...

 Les mando una bendición.

Padre Claudio

"Acuérdate, Jesús, Verbo de vida, tanto me amaste, que por mí la vida has entregado. También yo quiero amarte con locura y así vivir por Ti y morir… Morir de amor es mi deseo.”  Santa Teresita