He venido para salvar almas.

Florecilla del Amor de Jesús,
ayúdame a aliviar mi alma.
Librame de las tristezas y de las angustias.
Impregna con tu bello aroma a rosas mi vida,
lléname con la gracia de Jesús
para que mis pasos sigan tus huellas
y tu ejemplo de pequeña misionera
guíe mi caminar hacia la salvación de mi alma.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *